Tamaño de fuente: +

Diferencias entre una página web y una BUENA página web

Diferencias entre una página web y una buena página web | The Chef Marketing

Uno de los ingredientes básicos cuando pensamos en una estrategia de marketing online es nuestra página web. Hay que puntualizar que una página web en sí no es ninguna estrategia; es solo una acción básica para estar presente en internet.

Pero sí es cierto que de la calidad del desarrollo de la misma va a depender en gran medida el rendimiento de la estrategia de marketing online, ya que afecta a dos factores claves:

1) La capacidad de generar posicionamiento (SEO), es decir, de posicionar nuestra web en Google.

2) La capacidad de generar conversión (CRO), es decir, de convertir visitas en potenciales clientes (leads).

La mayoría de las veces no se suele prestar especial atención a los detalles que afectan a estos factores y nos conformamos con «cualquier página» en la que aparece nuestro logotipo, nuestros servicios y habla sobre nosotros. Otras veces cobra protagonismo la estética y deja en un segundo plano la utilidad de la web dentro de una estrategia de marketing online. Con esto no queremos decir que la estética no sea importante —ya que hacemos una web para qué vamos a hacerla fea—, pero sí que nos enfocamos demasiado en algo que no afecta de forma significativa en el rendimiento.

 

Aspectos determinantes para tener una buena página web

Pero entonces ¿qué necesita tener una página web para ser realmente una herramienta de generación de clientes? Vamos a tratar de detallar algunos de los factores —todos darían para un año de blog— que afectan al rendimiento:

1) Factores previos al desarrollo de una web

• Lo primero, y siendo fieles a nuestro principio básico Analiza -> Planifica -> Actúa, es invertir tiempo en analizar nuestra situación y la de nuestro sector para poder enfocar nuestra página web a una estrategia de rendimiento. En el caso de que ya tengamos una web deberemos hacer una radiografía de ella para ver las posibles carencias (análisis de tráfico, posicionamiento, comportamiento de usuario…) para lo que te recomendamos nuestro plato Análisis / Auditoría web.

Igualmente importante es analizar la evolución de nuestro sector, el nivel de búsquedas y dificultad de posicionamiento SEO, analizar la estrategia web de nuestros principales competidores (incluso hacer una tabla comparativa) y otros factores que nos van a ayudar a entender el mejor camino a seguir para desarrollar una web de éxito. Puedes ver más detalles en nuestro plato Análisis de situación.


• Una vez tenemos la perspectiva suficiente gracias a nuestro análisis previo, lo siguiente será hacer una planificación para plasmar el enfoque y los detalles de nuestra página web: selección de palabras clave objetivo, línea gráfica general, línea de comunicación, enfoque de las llamadas a la acción (CTA o call to action)… Te recomendamos revisar nuestros platos de planificación si quieres profundizar más en esto.

«Invertir tiempo en analizar y planificar es invertir tiempo en acertar».

 

2) Factores propios del desarrollo de una página web

Estructuración. La disposición de los elementos en nuestra web es clave para el rendimiento. Tenemos que prestar especial atención a cómo dividimos la web en apartados (URL independientes) y en cómo insertamos los diferentes elementos que van a formar parte del sitio. Todo ello sin olvidar los dos tipos de navegación de usuario, vertical, es decir, aquellos que navegar haciendo scroll (importante tener una portada potente en este sentido) y horizontal, es decir, aquellos que navegan por menú de navegación (apartados internos).

Contenido (copy). El gran descuidado (en la mayoría de los casos) de la estrategia de desarrollo web. El contenido es una pieza clave en la capacidad de generar posicionamiento. En la mayoría de los casos que analizamos el volumen de contenido es bajo, la incorporación de palabras clave objetivo (keywords) no está bien realizada y la selección no es coherente con el resto de factores SEO (URL, heading, negritas, enlaces, ALT en imágenes, metadescripciones…).

Es importante entender que la calidad de contenido es fundamental, ya que Google tiene que ofrecer una respuesta válida, coherente y de calidad a la búsqueda realizada por el usuario. El mejor contenido y la mejor respuesta subirán a lo más alto porque Google quiere seguir siendo el buscador de referencia mundial.

«La calidad de contenido es fundamental, ya que Google tiene que ofrecer una respuesta válida, coherente y de calidad».

 

Llamadas a la acción (CTA). La ubicación, el mensaje y lo llamativo de las llamadas a la acción son vitales para tener una página web de rendimiento, ya que es aquí donde conseguimos que el visitante pase a ser potencial cliente. Resulta importante adaptar estos CTAs a las necesidades de cada momento en función de la estrategia de marketing utilizada.

Facilidad de uso (UX). Esto es algo de lo que se habla mucho y que damos por sentado, pero está en los pequeños detalles la diferencia entre una web navegable y una web intuitiva.

Estética (UI). Lo dejamos para el final porque a pesar de ser importante en una web la estética debe de está supeditada a todos los factores indicados anteriormente. Influye en la capacidad de conversión gracias al impacto creado (entre otras cosas), aunque nunca puede estar por encima de la usabilidad y de la utilidad final de nuestra página web, que es generar clientes.

 

Existen otros factores que van a influir en la calidad de nuestra web y que trataremos en otras entradas, como la velocidad de carga, el SEO técnico, el material audiovisual, los pop-ups emergentes, la efectividad de los formularios…

 

Si quieres poner a prueba la calidad de tu página web o quieres crear una BUENA página web «a la primera», puedes contactar con nosotros y uno de nuestros chefs se pondrá en contacto contigo.

Cómo repartir tu presupuesto de marketing online p...

Artículos relacionados

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://www.thechef.marketing/