Tamaño de fuente: +

La guinda del pastel: el 'call to action' (CTA)

CTA o llamada a la acción: la guinda del pastel

CTA, call to action o llamada a la acción. Puede que tengas la web más bonita del mundo, pero si no los usas bien, no recibirás ni un solo contacto.

 

¿Qué es un call to action?

El CTA o la llamada a la acción es como se llama al elemento que agrupa un mensaje, botón y enlace ubicado en nuestra web. Pero también podría ir en un blog, un anuncio, una red social, etc. Su finalidad está en que el usuario clique y se convierta en resultados para nosotros.

Si ya leíste mi post sobre la experiencia de usuario, sabrás que me gusta arrancar con un símil relacionado con nuestro mundo cocina, así que vamos a él.

Desde pequeñitos nos enseñan en el mundo occidental a comer con cubiertos y en un orden. Primero el plato salado (acompañado o no de pan) y luego el dulce. Este proceso ya lo tenemos dentro de nuestra cabeza, pero nuestros cuidadores nos guiaron en esos pasos inicialmente.

En eso se resume lo que tenemos que conseguir con un buen CTA, que no es otra cosa que guiar al usuario. Es como un niño pequeño que no sabe lo que vendemos, ni dónde encontrarlo, ni cómo contactar con nosotros…

En función del tipo de usuario al que queremos llegar, así tenemos que plantear el mensaje a trasladar en un call to action. Para un perfil más joven intentaremos ser más divertidos o dinámicos —en el mensaje, la forma del botón o enlace, transición del mismo, colores empleados, etc.—; si vamos a un perfil más mayor, podemos seguir siendo divertidos, pero con otro enfoque.

 

 

El call to action es como dejar migas de pan en una web para marcar el camino

 

 

 

Cómo plantear un CTA que funcione

En The Chef Marketing consideramos que una buena llamada a la acción o CTA debe:

1. Ser claramente visible en la ubicación del sitio: en una web no llega el mismo porcentaje de usuarios a la zona inferior de la web que a la zona superior, donde el 100 % de usuarios que entran en la web siempre la ven. Esto es algo que revisamos cuando hacemos una auditoría web. 

2. Tamaño del mensaje: proporcional a los elementos que lo rodean y en función de la importancia que tenga para convertir.

3. Diseño del CTA: hay muchas formas de remarcar una llamada a la acción. Pero todas persiguen el mismo fin: que el usuario haga clic y convertir.

 

Algunos ejemplos:

Botón en la zona superior en la esquina.

Botón rodeado de una imagen o colores predominantes que ocupan toda la pantalla a mitad de la página web.

Enlace para descargar información debajo de un texto.

 

Es muy importante desde el diseño inicial de la web —una vez que vemos cuál es perfil de cliente final al que nos dirigimos— que tengamos en cuenta el diseño de los CTA. Si no, pueden pasar desapercibidos y por tanto no convertirán como esperamos. La llamada a la acción en el fondo es esa guinda del pastel que hace que lo compres y no te puedas resistir a él.

Si necesitas que te ayudemos a reenfocar los call to action de tu web, consulta con uno de nuestros chefs. wink Esto es un CTA.

5 estrategias para potenciar tus reseñas en Google
Caso práctico de marketing online para asesorías f...

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://www.thechef.marketing/